Se complica Madrid: Día III

Primera pasada. Subida de 50 metros. Mi cabeza explotaba y mis pulmones también. Ah, y mis piernas. Todo. Llegué hasta el cono y apareció el calambre en el gemelo derecho. Fue un aviso, si seguía con los trabajos terminaba desgarrado. No me quedan dudas de eso. Tranquilo, hice trabajos diferenciados junto al Chiqui y un pibe nuevo. Corrimos una hora más, recorriendo toda la longitud de las 160 hectáreas del Parque Juan Carlos I. El segundo más grande de Madrid después del Retiro. Ayer sentimos todo el cansancio junto.

Nico se la bancó muy bien pero terminó muerto. Era lógico que en el algún momento nuestra historia nos iba a pasar factura. Los chicos dedicaron su vida a jugar al fútbol, conocen de temporadas y pre temporadas. En mi caso, es la vuelta a un entrenamiento exigente después de nueve años. Angel, el técnico, no perdona. No hay forma de negociar, dice "cinco pasadas" y de ahí no se mueve. Está bien que así sea. Cuando llegamos al centro Spocs, la cancha nos recibió con una hermosa escarcha. Eso sí, esta vez no hicimos fútbol reducido.


Por la tarde aprovechamos para comprar algunas cosas y descansar. A la noche tenía el partido del Real Madrid y Barcelona. Estaba acreditado y necesitaba llegar temprano (esa experiencia llegará en otro post).

Mucho escuché de la crisis española. Las comparaciones con el 2001 argentino fue algo muy repetido, incluso por los medios oficialistas. Es cierto, las cosas en esta parte del mundo no son lo que eran, pero lo concreto es que a la crisis no la veo por ningún lado. No está. No se percibe. Sólo podes darte cuenta con algunos detalles que un turista no los puede encontrar. Nosotros nos enteramos porque estamos en trato constante con inmigrantes de clase media, media baja, el sector más golpeado. Te cuentan su día a día. Reconocen una malaria económica. Recuerdan sus tiempos de bonanza pero no reniegan de lo que lo que viven ahora.

Hoy Nico hizo trabajo con pelota y yo me quedé tratando de recuperarme. Vengo durmiendo poco, me cuesta mucho conciliar el sueño y se vienen días importantes. Llegué del Bernabéu a las 2 de la mañana, luego de caminar las 30 cuadras que separan el departamento del estadio merengue. Aproveché y dormí un tiempo más. Esta tarde saldré a correr un par de kilómetros para seguir en ritmo y estirar los músculos. Mañana toca doble turno y fútbol. Es el día clave de la primera semana.

No hay comentarios.: