MIAMI - DIA 1 "TODO SIGUE IGUAL DE BIEN"

Hoy a las 10 de la mañana (11 en Buenos Aires) se empieza a escribir el final de una parte de la historia de Antonini Wilson, su valija y sus amigotes detenidos en Miami. Aunque calculo que en Quinta de Olivos también se levantarán bien tempranito y pondrán especial atención a lo que pase en la Corte Federal de Miami. Acá se puede empezar a descifrar el verdadero motivo de los 800 mil dólares que Antonini desembarcó en Buenos Aires sin declarar y terminaron confiscados en el Banco Nación de Ezeiza con un funcionario echado y causas por presunto lavado de dinero.

Ayer, Miami arrancó la semana con un feriado. El Labor Day, así me enteré que en Estados Unidos el día del trabajador no se festeja el 1 de Mayo como en todo el mundo, le puso al día previo al juicio que involucra al Estado argentin0, venezolano y norteamericano un expectativa aún superior.
En el post de ayer, Mario, ya que estamos gracias por el mensaje, dejó un comentario donde contaba una anécdota del recordado periodista Osvado Ardizzone. Cuenta que Osvaldo calmó el nerviosismo de un joven periodista explicándole en pocas palabras de que se trata el trabajo: "Tranquilo, pibe. Vamos, vemos, venimos y contamos".

De más está decir que a veces los nervios y miedos son muchos. En mi caso, siempre me pasa que en las coberturas me mata la inactividad sorpresiva o los tiempos muertos. Pero es notable como esa ansiedad se cura con la experiencia y la seguridad que hay que tener en el trabajo que puede hacer uno. Pero al mismo tiempo que se curan esos miedos, aparecen nuevos desafíos y más temores.
Hacía poco más de diez años de la primera y última vez que vine a Miami. Corría el año 1997, tenía doce años y miraba todo con los ojos de un nene de primaria de Río Gallegos. Venir a Miami junto a mi hermana, que me había regalado la posibilidad de acompañarla en sus vacaciones, era algo así como ingresar a la meca del primer mundo. Cuando ayer pensaba en el avión y hacía una especie de itinerario de viaje en la cabeza, me daba mucha curiosidad el saber como iba a volver a recapitular las cosas que ya había visto y que las recordaba como si se tratara de episodios muy recientes. Aquella vez, en el 97, apenas había salido un par de veces del país para ir a Chile. El resultado no fue muy difícil de acertar: todo lo que vi en los Estados Unidos me había deslumbrado, quizás por esa razón quedaron tan marcado a fuego esos recuerdos. Ahora, los años pasaron, uno crece y el motivo es muy diferente. Todo eso, junto a demás ingredientes, hacen de este viaje algo totalmente distinto a su antecesor.

Ayer recorrimos sólo algunas de las avenidas principales y tratamos de simplemente "hacer pie" y ubicarnos. Me impresionó el percibir muy pocos cambios en diez años. Seguramente deben ser muchos, pero no los siento como trasformaciones profundas en una ciudad donde la inyección de dinero verde del mercado inmobiliario es casi una constante. Ojo, son sólo percepciones de un primer contacto, ya que en este caso mis argumentos tienen muy poco en que basarse.



Apenas surgió el personajote de Guido Antonini Wilson aparecieron sus fotos junto a autos lujosos, mostrados como chiches de fantasía. Esas fotos recorrieron Argentina y en nuestro país fueron los iconos necesarios para catalogarlo de millonario. Al valijero plata no le falta, en eso todos estamos de acuerdo, pero basta con recorrer sólo algunas calles de Miami para descubrir que el automovil es como una marca registrada del estilo y el poderío económico que cada uno ostenta. Es como si se tratara de una competencia implícita para ver quién lo tiene más grande, más lujoso y más nuevo. Es impresionante ver millones y millones de dólares en solo veinte metros de una cuadra. Una especie de postal que se repite en cada recoveco de la ciudad emblema del estado de La Florida. Eso sí, no hay alarmas, traba volantes, ni nada por el estilo. Sólo se los estaciona con la seguridad que al regreso todo va a estar en su lugar. Casi siempre, eso es lo que ocurre.

El ingles parece sólo una anécdota. Si bien es sabido que la mayoría de los inmigrantes latinos de los Estados Unidos reside en Florida, me llamó mucho la atención el predominio del español por sobre el ingles. Otro detalle es que a sólo unos meses de la elección presidencial, no se ve ni un sólo cartel de campaña política.

Estas, sólo son algunas impresiones de las primeras veinticuatro horas del viaje que no quería dejar de compartir con ustedes. Algo así como anotaciones al margen. Mañana toca un día complicado. Me voy a dormir.

6 comentarios:

Javier dijo...

Muy bueno este post, me gusto mucho.
Seguinos contando como son tus día por allá.
Hasta cuando te quedás?

Anónimo dijo...

que bueno juan que estes bien.. me alegro dale para adelante y espero que tmb puedas disfrutar un poquito de este viaje! relajate todo va a salir bien y te esperamos a la vuelta

Vicky O dijo...

Vos tenes esperanzas que la Justicia Yankee sea distinta a las demás? Aprovecha y toma sol mejor. Mereces tumbarte al sol, y pensar por tan solo un instante que mientras vos haces eso la Kristina tiene hasta las orejas fruncidas por que no se pronuncie su nombre en este juicio. Besos

Vicky O dijo...

Vos tenes esperanzas que la Justicia Yankee sea distinta a las demás? Aprovecha y toma sol mejor. Mereces tumbarte al sol, y pensar por tan solo un instante que mientras vos haces eso la Kristina tiene hasta las orejas fruncidas por que no se pronuncie su nombre en este juicio. Besos

Vicky O dijo...

jaaaa, que bien que viste el traje Sr., pero te la debo con esas temperaturas jaja

Julian dijo...

Juan cruz.

Leo tus articulos en Perfil y me parece fantastica la cobertura y el laburo que estas haciendo.

Ahora, te preugnto de corazon? Cual es el interes que tenemos que tener nosotros en ese juicio?

Si toda la vinculacion con Argentina es ignorada, que vamos a poder rescatar?

Al principio sospeche que pocos medios la cubren pero ahora estoy entendiendo.

Creo que es irrelevante.