MAXIMO PODER

El hijo de Néstor y Cristina armó la ofensiva anti-prensa

El primogénito de los Kirchner es, a la vez, su principal asesor en medios y motor de la juventud kirchnerista aglutinada en La Cámpora, una agupación tutelada por Juan Carlos Dante “El Canca” Gullo. Fueron los protagonistas de reiterados “escraches” esta semana, con eje en el multimedios Clarín. Máximo crece en influencia.

Por Juan Cruz Sanz

La fuerza de la sangre impone un compromiso implícito. Máximo Carlos lo entendió así, por eso el hijo mayor del matrimonio Kirchner reclutó a sus seguidores y ordenó salir a defender “el proyecto” de sus padres. ¿El motivo? El frente abierto de dardos cruzados entre el Grupo Clarín, la prensa independiente y el Gobierno, que estalló esta semana.

La Cámpora es la estructura que creó y organizó Máximo Kirchner desde Río Gallegos, en medio de la disputa electoral por la presidencia. El heredero K tomó la posta de su padre, que pidió la formación de 500 cuadros jóvenes, y puso sobre la mesa una organización que sólo responde a sus órdenes. El martes 25 de marzo, el oficialismo llenó la Plaza de Mayo en apoyo a la gestión cristinista. Cuando el discurso de la Presidenta cargó las tintas contra el periodismo, en ese momento, desde el costado derecho de la Plaza, aparecieron carteles contra el Grupo Clarín. La Cámpora los firmó y la Presidenta sonrió. Esa fue la primera aparición de los escraches antiprensa de los muchachos K.

El jueves, Néstor Kirchner cerró el acto de renovación de autoridades de la Federación Argentina de Municipios (FAM). Fue una nueva demostración de poder político donde los chicos de Máximo K volvieron a decir presente con carteles, esta vez contra la señal de cable Todo Noticias. Mientras tanto, en Río Gallegos, la avanzada de las inferiores kirchneristas se celebró como un triunfo: “Entienden que el Grupo Clarín se bajó a pelear con ellos. Lo consideran una victoria. Máximo está feliz.”

El hijo mayor de la Presidenta y el ex presidente dice que siempre quiso ser periodista, aunque su poca inclinación por los estudios dejó trunca sus aspiraciones. “Es el principal analista de medios”, dicen los que conocen la intimidad de la Quinta de Olivos y la privacidad del despacho de Puerto Madero. “Máximo lee todo, y como su padre, siente odio cuando la prensa los castiga. El sabe quién es quién en el periodismo y lo llama a Kirchner cuando lee algo que no le gusta”, agrega la misma fuente.

Puertas adentro del kirchnerismo aseguran que la escalada militante contra los medios fue idea absoluta de Máximo. “Se gestó en Río Gallegos y se coordinó todo con Compromiso K y La Cámpora”, aseguró un miembro de la juventud kirchnerista. José Ottavis, dirigente de Compromiso K, y Juan Cabandié, legislador porteño y cara visible de La Cámpora recibieron las órdenes directamente de Máximo: “Si lo firma La Cámpora es idea de Maxi, nada se hace sin su autorización”, explicó alguien cercano a Rudy Ulloa, el mentor de la militancia kirchnerista.

PERFIL habló con Andrés Larroque, líder de “Juventud Presente” y uno de los que llevaron en alto los carteles contra Clarín en el acto de la FAM. ¿Máximo está detrás de esto?, se le preguntó. “Es un militante”, respondió escuetamente luego de una breve introducción acusando a Clarín de “extorsionador” y señalando que el multimedios “tiene otros intereses en busca de extender el negocio”.
—¿Hablaron con alguien del Gobierno?
—Esto es producto de una decisión militante, nos hacemos cargo de eso.

Gobernador. Máximo no quiere irse de Río Gallegos. De pareja con Tamara, su novia de la adolescencia, e hincha fanático de Racing, el hermano de Flor K vive en la primera casa que habitaron sus padres. Hasta hace un año sólo se encargaba de la custodia de los bienes de su familia, pero de a poco se empapó de la interna política y ahora se puso la camiseta. “Quiere ser gobernador de acá a ocho años. Ese es su proyecto”, cuentan en el terruño patagónico.

“Haga lo que haga, es el consentido de Cristina. Por eso hace lo que quiere”,
cuenta una fuente cercana a la cúpula del Gobierno. Algunos aseguran que la relación entre Máximo y la Presidenta roza lo edípico. “Lousteau no sirve”, le dijo Máximo a Cristina en pleno conflicto con el campo. “Vos callate. Estás celoso”, le respondió su madre.

Diario PERFIL - Sábado 12 de Abril de 2008

3 comentarios:

Alicia dijo...

No se preocupen, muchachos.Este embate político con aspiraciones le dura hasta que conozca una pop latina en ascenso y se deje de embromar con nosotros. Es un alivio tener experiencia!! Gracias Antoñito!

Anónimo dijo...

Sinceramente no creo que Máximo K tenga aspiraciones políticas, mas bien lo veo bastante alejado de ese camino.
Puede ser mas una movida política, que un proyecto serio de llevarlo a la intendencia, gobernación, o cualquier puesto político.
Habrá que esperar a que pase el tiempo para confirmar si efectivamente es así. No obstante, cualquier ciudadano que cumpla con los requisitos exigidos para ser candidato puede serlo, el tema está en conseguir los votos.

Anónimo dijo...

ojala maximo quiera postularse, te apoyaremos como a tu padre