NO, ASI NO

Todo muy lindo, viva la democracia, pero que Cobos no me venga hablar de convicciones.

4 comentarios:

ALICIA dijo...

Yo creo que actuó de corazón y fue sensible al ánimo del pueblo. Yo le agradezco todo lo que puso en juego( su carrera, su vicepresidencia, su...quien sabe que más) para apacigüar los ánimos. Podría haberse sumado "al carro soberbio de los ganadores K" pero eligió otro camino., con sus consecuencias. Yo lo aplaudo y creo en la posibilidad de instituciones más libre, sanas y esperanzadoras.
Como dicen en Mendoza "QUÉ GUEVÓN, JULITO!"

Adrián dijo...

Totalmente de acuerdo. Cobos es un traidor pero no por esto sino por saltar de la UCR a integrar un gobierno de ladrones.

PatriciaCe dijo...

Juan te respondo con un erscrito atribuido a Buda:
Se hallaba el Buda en el bosque de Jeta cuando llegaron un buen número de ascetas de diferentes escuelas metafísicas y tendencias filosóficas.

Algunos sostenían que el mundo es eterno, y otros, que no lo es; unos que el mundo es finito, y otros, infinito; unos que el cuerpo y el alma son lo mismo, y otros, que son diferentes; unos, que el Buda tiene existencia tras la muerte, y otros, que no. Y así cada uno sostenía sus puntos de vista, entregándose a prolongadas polémicas. Todo ello fue oído por un grupo de monjes del Buda, que relataron luego el incidente al maestro y le pidieron aclaración. El Buda les pidió que se sentaran tranquilamente a su lado, y habló así:

--Monjes, esos disidentes son ciegos que no ven, que desconocen tanto la verdad como la no verdad, tanto lo real como lo no real. Ignorantes, polemizan y se enzarzan como me habéis relatado. Ahora os contaré un suceso de los tiempos antiguos. Había un maharajá que mandó reunir a todos los ciegos que había en Sabathi y pidió que los pusieran ante un elefante y que contasen, al ir tocando al elefante, qué les parecía. Unos dijeron, tras tocar la cabeza: “Un elefante se parece a un cacharro”; los que tocaron la oreja, aseguraron: “Se parece a un cesto de aventar”; los que tocaron el colmillo: “Es como una reja de arado”; los que palparon el cuerpo: “Es un granero”. Y así, cada uno convencido de lo que declaraba, comenzaron a querellarse entre ellos.

El Buda hizo una pausa y rompió el silencio para concluir:

--Monjes, así son esos ascetas disidentes: ciegos, desconocedores de la verdad, que, sin embargo, sostienen sus creencias.
NADA ES VERDAD NI MENTIRA TODO DEPENDE DEL CRISTAL CON QUE SE MIRA
Muchos cariños y felicitaciones

Patricia Ce

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con vos JCruz...me parecio lamentable como se expreso al votar... de que convicciones esta hablando? Por favor! Estoy en contra de las retenciones moviles, pero no creemos heroes donde no los ahi...