CON DON JULIO POR FAVOR


Por Don Pedro del Area
Eran las veintitrés treinta y la noche ya había caído a pleno sobre el Gran Buenos Aires. Había sido un lunes complicado para Don Julio. De esos días que despertaban lo mejor y lo peor de su carácter. Lo mejor, porque eran esos momentos donde debía ejercer la totalidad de su poder, eso que tanto le gustaba y tanto irritaba a sus enemigos. Lo peor, porque detestaba los problemas que, aunque previsibles, se presentaban de forma inesperada. Don Julio estaba acostumbrado a planificar hasta las crisis.

Recién llegaba de Suiza, regreso que debió adelantar por un “boludo” que no tuvo mejor idea que renunciar cuando hacía un par de días que le había brindado, él, Don Julio, su total respaldo. Esto era algo que nunca le perdonaría al Coco. El más que ninguno conocía los códigos; nadie se va sin que él, personalmente lo eche.

La oscuridad reinaba en la vieja casona de Sarandi. Nélida ya se había ido a acostar totalmente ajena a los problemas que debía afrontar su marido, algo a lo que estaba acostumbrada de toda la vida. Ella solo debía dedicarse a los problemas de la casa, los hijos y de la Comisión de Damas, que presidía honoríficamente.

En el estudio, lugar sagrado si los hay en la casona, solo había una lámpara encendida al costado del sillón favorito de Don Julio.

Con una copa en la mano, saboreando un Cheval des Andes Tinto que le acababan de regalar, para él solo existía el buen vino, el whisky se lo dejaba para Joseph, Don Julio meditaba sobre todas las alternativas que tenía para definir quién sería el nuevo técnico de la selección. De cualquier manera no había apuro, con anunciarlo a fines de Noviembre bastaba. Los únicos apurados eran los bastardos de los medios que siempre exigían respuestas apuradas y cuando no las obtenían inventaban cualquier cosa. Pero a pesar del desprecio que le tenía a los periodistas, a todos sin excepción, incluso a los que tenía en su nómina, era uno de los juegos que más lo divertían. Confundir a los medios, mentirles, decirles a y salir con z.

Estaba en esas meditaciones cuando el llamado de uno de los dos celulares que poseía lo trajo a la realidad. Ese llamado le produjo preocupación y sorpresa. Era el teléfono que menos espera que sonara. Nadie en su sano juicio osaría llamarlo por el fijo a esa hora de la noche, menos aún llamarlo por el otro celular, ese al cual se podría denominar el celular público. Pero que sonara este en particular, era sorprendente y preocupante a la vez. Ese número solo lo tenían sus hijos varones, Julito y Humbertito, ni siquiera Liliana, la nena de la casa lo conocía. Y ellos sabían que solo debían llamarlo por razones de extrema urgencia. Lo atendió con aprensión:

- Hola.
Le respondió una voz totalmente desconocida:
- Con Don Julio por favor.
- Soy yo.
- Don Julio, le hablo de la quinta presidencial de Olivos. El Presidente le quiere hablar, aguarde en línea por favor.

Muchas cosas se le cruzaron por la cabeza a Don Julio: que era una joda, pero que lo llamen a este número, muy raro; ¿El Presidente me quiere hablar? si no tenemos presidente, a no ser que… claro, Joaquín tiene razón, no hay doble comando, manda Néstor.

- Hola Julio, te habla Néstor, ¿como estás?. Voy al grano, te llamo para pedirte un favor.
- Hola Néstor, ¿y qué favor puedo hacer por vos?
Cuanta menos cháchara con este personaje mejor pensó, aún sorprendido por el llamado.
- Necesito que lo nombres al Diego como técnico de la Selección y que lo anuncies mañana.
- ¡Queeee!, vos estás loco, yo no puedo ni quiero nombrarlo técnico y menos de la selección, creía que eso era bastante obvio para cualquiera.
- Mira Julio, que no quieras nombrarlo te lo acepto, pero que no puedas eso no. No me tomes por boludo si vos haces lo que querés al igual que yo en la Rosada. Y no me vengas con que tenés que consultar a la Comisión ni nada de eso. Son todos levanta manos al igual que mis diputados y senadores. Y ni hablar de los ministros, esos no se tiran un pedo sin pedirme permiso.

Siempre tan ordinario este tipo pensó. Don Julio había hablado un par de veces con Néstor cuando este era Presidente formal y siempre le pareció un tipo muy inteligente, ambicioso, muy poco escrupuloso y por sobre todas las cosas muy ordinario.
- Y se puede saber cual es tu interés en nombrarlo a Diego y el por qué de tanta urgencia.
- Mirá Julio, me importa un carajo quien es el nuevo técnico de la selección, si fuera por mi lo nombraba al Chocho que está haciendo un buen trabajo en la Acade. Pero vos sabés que estos últimos meses nada me está saliendo bien y encima la bruja no para de hacer cagadas y tengo que definitivamente tomar yo el toro por las astas. Necesito distraer a la gente, Necesito que las tapas de los diarios dejen de reflejar el caos en el que estamos metidos y más ahora que tengo el temita de las AFJP en el Congreso. No me puedo dar le lujo de otra 125 y un “voto no positivo” más. No quiero a la gente en la calle y la que esté en la calle tiene que ser la mía con Luis a la cabeza.

Don Julio no se animaba a interrumpir además, que poco a poco le iba cayendo la ficha y lo dejó seguir a Néstor.
-El Dólar está en estampida, la Bolsa se derrumba y me tironean de todos lados. Si mañana anuncias lo de Diego tengo asegurada las tapas de los diarios por meses. Además el 30 es su cumpleaños. Los comentarios y especulaciones sobre que jugadores lleva, su cuerpo técnico, que si está o no capacitado, si está o no curado de la droga. Hay tapa de diarios de acá a Marzo y luego más con los resultados puestos. Diego tapa todo hasta las elecciones del año que viene.
- Y qué saco yo de todo esto Néstor, además de los dolores de cabeza que con seguridad me traerá Diego. ¿Qué me das a cambio?
- Mira julio, si vos mañana salís con lo de Diego, yo no te jodo para nada. Podés quedarte hasta la eternidad si se te da la gana. Vos sabés que yo no te quiero. Más de una vez pensé en intervenir y con toda seguridad que a alguno de los míos puedo hacer jugar en tu contra, pero si vos cumplís con lo que te pedí, yo me abro y no me meto más. Podés hacer lo que quieras que ni la justicia te va a molestar.
- Bueno Néstor, hacemos esto, yo mañana anuncio lo de Diego y espero que nunca más me salgas con algo parecido.
- Gracias Julio, pero hay algo más.
- Y ahora qué. ¿Qué más puede haber?
- Nombralo a Carlos en el equipo. De lo que quieras. Esto es para hacerle un favor al inútil de Daniel que no sabe como hacer para sacárselo de encima.
- Está bien Néstor. Pero por favor ni un pedido más. Mañana estate atento.
- Gracias Julio y hasta mañana.
- Chau Néstor y saludos a Cristina.
- Esa Bruja tarda horas en ir a acostarse y cuando lo hace parece Tutankamon con todas las cremas antiarrugas que se pone, es insoportable.

Apoyó el celular en la mesita, tomó la copa, se sirvió un poco más de vino y se puso a analizar lo que acaba de ocurrir. Después de todo y pensándolo bien esto podía ser una solución para él. A Russo no lo quería como técnico, era otro Bielsa en potencia. "Hubiera preferido al Checho, ese si que es un soldado disciplinado. De Carlitos ni hablar, se cree más importante que yo, que se consiga otro contrato para hacer publicidad de un banco", pensaba en voz alta.

"Con Diego, más allá de los problemas que me pueda traer, si fracasa, como creo, se termina con el fantasma del Diego y si triunfa yo me llevo el mérito de haberlo nombrado. Con Carlos no dura ni dos meses y ahí termino con otro que se cree que puede ocupar mi sillón. Esos dos, Diego y Carlos se van a matar y anular entre si y yo voy a ser un espectador de lujo. Mañana salgo, digo que es Diego, que lo quería desde el 79 y a otra cosa".

Terminó de saborear la última gota del vino, controló que estuvieran las alarmas conectadas, apagó el velador y lentamente se dirigió a su dormitorio. Mientras caminaba pensó lo estúpido que era Néstor. Como va a meter en el negocio a su mujer. Al mismo tiempo sintió un dejo de pena, Néstor sabe que el gordito de su hijo jamás lo sucederá, según le cuentan le falta materia gris y él tiene asegurada su continuación en Julito.

CUALQUIER SEMEJANZA CON LA REALIDAD ¿ES PURA COINCIDENCIA?

7 comentarios:

Anónimo dijo...

"Cualquier semejanza con la realidad, ¿es pura coincidencia?"
Por favor, Don Pedro, pero si está más que claro que usted le pinchó la línea a Don Julio y escuchó todo!

Genial el artículo!

Un beso!

Anónimo dijo...

Simplemente brillante.
No he parado de reir. Cuando me doy cuenta que pudo ser verdad, no he parado de llorar.
Merece publicarse en medios nacionales.
Excelente Juan. Algún día sabremos quien es Don Pedro.
Un abrazo

Anónimo dijo...

De película. Es Don Corleone. Una historia de ficción tan real que da mucho que pensar.
Simplemente imperdible.
¡FELICITACIONES! Lo mejor de Don Pedro.

Anónimo dijo...

Es un Best Seller. Que lo siga, es la base de un best seller basado en "hechos de la vida real".
Estupendo, lo mejor que he leído en un blog en mucho tiempo.
Felicitaciones.

Anónimo dijo...

juan cruz te felicito por tu nivel periodistico..no hay muchos como vos!

te re banco!..

bss

Anónimo dijo...

BUENISIMO! LA VERDAD ME REI MUCHO. JAJAJAJAJAJAJAJA UN CAPO DON PEDRO!

Blogy dijo...

jaja buenisimo.