¿Y AHORA?

RETENCIONES O NO RETENCIONES, ESA ES LA CUESTIÓN

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Imperdible hallazgo de www.minutouno.com. Fragmentos de una carta escrita por Luis D'Elía al entonces ministro de Economía Dimngo Cavallo.
Este es el patotero de Kirchner que al igual que éste no resiste un archivo.
Sr. Ministro de Economía y Obras y Servicios Públicos de la Nación Dr. Domingo Felipe Cavallo. Presente. De nuestra mayor consideración: Con seguridad, 1989, quedará sin duda marcado en la historia de los argentinos, como el tiempo en que estallaron todas las variables económicas y la hiperinflación invadió la vida, la historia y las costumbres de los ciudadanos. La inmoralidad se puso el ropaje de la especulación y amenazaba con quedarse a vivir para siempre entre nosotros. Los dirigentes de las villas y los asentamientos multiplicábamos nuestros esfuerzos hasta el infinito. Todavía podemos recordar vivamente las largas y difíciles charlas con los compañeros, tratábamos de disuadirlos de cometer actos irracionales, como los saqueos de San Miguel y La Matanza”.

“La estabilidad económica, el acceso a determinado tipo de crédito, la movilización de la obra pública (en particular en los barrios marginales), el fenomenal ordenamiento de la economía son… una conquista irreductible que Pueblo y Gobierno hemos alcanzado juntos, con la conducción política del Presidente Menem y con la invalorable pericia técnica de usted ( Cavallo) y su equipo de colaboradores.”


“Tenemos motivos de sobra para tener Esperanzas, tenemos la certeza profunda de que estamos en el camino correcto, tenemos la decisión irreversible de acompañarlo en la construcción de un país donde una economía eficiente como la que Ud. conduce, pueda conjugarse con la Justicia Social, sin echar los esfuerzos del conjunto por la borda. Queremos animarlo en la tarea emprendida, invitarlo a no dejarse desalentar por las voces del pasadoy a seguir conduciendo la decisión que emana de sus convicciones más profundas, para seguir dando las batallas pendientes que sin duda harán de la Argentina uno de los grandes países de la tierra”,




“Sepa usted que puede contar con nosotros, que desde los humildes podremos hablar de sentir y de las necesidades de nuestro pueblo, para arrancarles las caretas a aquellos que con deshonestidad intelectual y desde las comodidades de la pequeña burguesía intentan hundirnos en la desesperanza y quebrar nuestro desarrollo como Nación. Fraternalmente, Luis Angel D’Elía (DNI 12.894.313) / Juan Carlos Alderete (DNI 10.539.167)”.

Anónimo dijo...

Estos días se ha hecho patente la absoluta actualidad de lo que Jauretche analizó en detalle en su libro 'Manual de Zonceras Argentinas'. Las Zonceras, siguiendo a Jauretche, son '...principios introducidos en nuestra formación desde la más tierna infancia - y en dosis para adultos- con la apariencia de axiomas, para impedir pensar las cosas del país por la simple aplicación del buen sentido.' Es decir que la zoncera actúa anulando la capacidad de análisis de los zonzos a partir de su propia situación, empujándolos a aceptar como verdad incuestionable el resultado de un análisis hecho por otro, con otros fines e intereses. Por eso, la fuerza de las zonceras '...no está en el arte de la argumentación. Simplemente excluyen la argumentación actuando dogmáticamente mediante un axioma introducido en la inteligencia - que sirve de premisa- y su eficacia no depende, por lo tanto, de la habilidad en la discusión como de que no haya discusión. Porque en cuanto el zonzo analiza la zoncera - como se ha dicho- deja de ser zonzo.'
Intento 'deconstruir' (¡que término más sofisticado!) alguna de las zonceras que más han circulado por estos días, con el objetivo de promover la reflexión y recuperar a algunos amigos azonzados.

¿Quién no ha visto por estos días a señoras (no de las de triple apellido), a taxistas, remiseros, laburantes, estudiantes, a gente que poco se beneficia de las ganancias del agro, diciendo cosas como estas?

1. '¡Las retenciones del 45% es como si te sacaran la mitad de tu sueldo! Porque no les sacan la mitad del sueldo a los políticos'.
Refutación: En primer lugar, hay que hacer una distición muy básica. Una cosa es un salario, otra son los beneficios, y otra la renta.
Un salario es algo que percibe una persona por realizar un trabajo en relación de dependencia, durante una determinada cantidad de horas diarias, durante un período determinado de tiempo, que suele ser un mes. El producto del trabajo de esa persona es propiedad de su 'patrón', que a posteriori lo vende para realizar los beneficios de su negocio. En este caso, el trabajador rural trabaja de sol a sol, generalmente en negro, sin seguridad social, por el peor salario de la Argentina, y las retenciones no le van ni le vienen: lo expolian igual.
El beneficio es el ingreso que percibe el capitalista como resutlado de comprometer su capital en una actividad productiva, que puede ser industrial, comercial, agropecuaria, etc. El capitalista pone plata, contrata trabajadores, compra o alquila maquinarias, tierra, etc. y luego se lleva un beneficio proporcional a su inversión. En el campo el modelo de capitalista es Grobocopatel, que no es propietario de extensiones de tierra infinitas, pero dispone de una gran masa de capital, alquila mucha tierra (en general los contratos por estos días se basan más que en adelantar un alquiler en compartir los beneficios de la cosecha), pone las máquinas, levanta la cosecha, y se lleva su beneficio.
El rentista es el que es propietario de las tierras y las alquila. A medida que el precio de los granos es más alto, el precio de alquiler es mayor, y el rentista se lleva más plata por el sólo hecho de haber tenido la suerte de heredar un campo. De laburar, ni hablar.
Ahora, en muchos casos, el capitalista y el rentista son la misma persona, y los beneficios se confunden con la renta. Pero ¡ojo! nunca se confunden con el salario.
Cuando un propietario de un campo explota su propio terreno (rentista y capitalista) y sube el precio internacional de los granos, suben sus ingresos porque sube la renta, y porque los beneficios superan a los beneficios normales transformándose en beneficios extraordinarios. Los beneficios en una economía de mercado competitiva tienden a ser proporcionales a la inversión en todas las ramas de actividad, es decir, un capitalista a lo que aspira cuando pone plata en algo es a obtener esa tasa 'media' de ganancia. Si obtiene menos se cambia de actividad, si obtiene más está de recontra fiesta. Por consiguiente, lo que sube cuando el precio de los granos se dispara es la parte de su ingreso que no es ni proporcional a su inversión, ni proporcional a su esfuerzo, sino proporcional a la cantidad de hectareas que heredó de su papá.
Las retenciones en estos casos permiten que el Estado (¡no el Gobierno!) se apropie de la renta extraordinaria. Esa plata que llueve sin correlación con el esfuerzo. Los dueños de la tierra reciben un poco menos por su privilegiada posición de propietarios, y los capitalistas reciben un beneficio más cercano al beneficio normal (aunque sigue estando bien por arriba en el campo). ¿Los trabajadores? Los pocos que quedan con el avance de la siembra directa, siguen cobrando 1.000 pesos por trabajar de sol a sol. O sea, esto lejos está de tratarse de un impuesto al salario, o al trabajo.

2. 'El campo somos todos, si al campo le va mal, a todos nos va mal.' O bien: 'Yo vengo a apoyar al campo porque la carne está muy cara, y ellos son los que producen y saben como hacer las cosas.'
Refutación: En primer lugar hay que decir que con este nivel de retenciones al campo lejos está de irle mal. Tal como han mostrado muchos estudios, su nivel de rentabilidad por hectárea con las retenciones actuales está por sobre el nivel de rentabilidad del mes de diciembre último (que era uno de los picos históricos de rentabilidad).
En segundo lugar, si al campo le fuera tan bien como el campo pretende, es decir, igual que ahora pero con retenciones mucho más bajas, el resto de la sociedad la pasaría bastante mal. Estos datos han estado circulando estos días, pero vale la pena repasarlos: sin retenciones el kilo de carne superaría holgadamente los $20 para los cortes populares (el asado ya andaba por los $15), el litro de leche sin retenciones y subsidios andaría por los $3,5; el precio del litro de aceite pasaría de los $8 de ahora a unos $15, el kilo de pan subiría al menos un 50%, y así podríamos seguir. Es decir, el campo, haciendo las cosas como ellos saben, nos daría de comer a precios de Nueva York, haría reventar el modelo económico, y nos dejaría nuevamente con un ejército de pobres, desocupados e indigentes. Estas ideas de 'laissez faire' son uno de los lamentables legados de la dictadura y el menemismo, que habitan en los más recónditos rincones de las cabezas argentinas.
En tercer lugar, teniendo en cuenta que si el campo funcionara sin intervención los precios serían mucho más altos, el tipo de cambio sería mucho más bajo, y la re-industrialización se iría al tacho. Como el campo no puede absorver mucho más del 30% del empleo, siendo muuuuy generosos, la pregunta que hay que hacerse es ¿quiero volver a mendigar trabajo? Si la respuesta es no, entonces el Estado tiene que intervenir fuerte sobre el sector agropecuario.
El campo lo que sabe es producir, pero lo que quiere además es llevarse toda la plata que pueda. De lo que se trata acá no es de atentar contra el sector, sino de evitar que su bonanza sea la miseria del resto.

3. 'Que la plata se la quede el campo, total sino Cristina se la gasta en carteras, aviones y botox.'
Refutación: El saldo del aumento de retenciones es de $1.500 millones. La recaudación total por retenciones anda en los $20.000 millones. Supongamos que nos comemos el verso que Cristina es una chorra y que se compra las carteras y el avión con la plata de los productores agropecuarios. Hagamos la cuentita:

$20.000 millones de retenciones
- $200 millones de avión presidencial (que sirve para que nuestro presidente electo democráticamente no se caiga en pleno vuelo, cosa que a muchos de los manifestanes de capital, de sangre golpista, les gustaría bastante)
- $0,03 millones en carteras (pongamosle 1.000 dólares por cartera, y diez carteras)
-----------------
$ 19. 799,97 millones de pesos para pagar deuda externa, mejorar jubilaciones, realizar obras de infraestructura, llevara cabo planes de empleo para la juventud arruinada por la crisis que no tiene la suerte de tener 400 hectáreas en Gualeguaychú.

4. 'Me solidarizo con los pequeños y medianos productores, ellos con estas retenciones no pueden subsistir.'
Refutación: Dejemos de lado a los pequeños productores. Ahí hay que hacer políticas focalizadas, que deberían apuntar sobre todo a la generación de más valor agregado que a otra cosa, porque un campo de 50ha. no tiene la escala para soja. Las retenciones móviles hay que sostenerlas, e incentivar a los pequeños productores mediante subsidios para que siembren otra cosa (maiz, trigo, etc) o crien ganado para producir leche o carne.
Ahora, los llamados medianos que aparecieron en la tele estos días, que dicen que tienen 'solo' 400ha. en Gualeguaychú, se olvidan de decir que su 'pequeño patrimonio' asciende a valores que están entre los u$s2 y los u$s4 millones (¡sí! ¡cuatro palos verdes!), y que tienen un resultado por cosecha de entre $500.000 y $700.000, a lo que se debería sumar lo que obtienen por soja de segunda. Es decir, lejos están de quedar al borde de la quiebra. Lo que están defendiendo estos tipos es su rentabilidad superlativa. Y lo están haciendo a costa del resto de los argentinos, bloqueando el acceso de alimentos a los centros urbanos, generando escasez y subas de precios.

5. 'Los cortes de ruta están justificados, son legítimos.'
Refutación: Este tipo de posiciones se deja traslucir sobre todo en los medios televisivos. Los periodistas parecieran no presentar ninguna objeción a que un grupo de manifestantes corte las rutas de acceso a los centros urbanos de todo el país. Esto es muy preocupante e indignante. Cuando los piqueteros 'de tez morena', 'negritos', 'cabezas', o simplemente 'pobres' cortaban las rutas para hacer oír su voz desesperada porque se habían quedado sin trabajo hace años, porque no tenían para darle de comer a su familia, porque reclamaban al menos la asistencia del Estado para no ver desnutridos a sus hijos, los medios los calificaban de 'subversivos' y 'delincuentes', se les achacaba que la Constitución no permitía ese tipo de manifestación, se los acusaba de agredir a la sociedad. Recordemos que los piqueteros 'morenitos' nunca amenzaron con desabastecer a las ciudades, lo más lejos que llegaron fue a generar caos vehicular.
¿Por qué ahora los periodistas no ponen caras serias, por qué no dicen que esto es inadmisible, que la libertad de uno termina cuando empieza la del otro, que estas medidas son subversivas, que hay que ponerle fin a esta situación metiendo palo y bala? ¿Acaso no es bastante más grave desabastecer a todas las ciudades en defensa de las ganacias extraordinarias que generar un poco de caos en defensa de la subsistencia? ¿Tendra que ver esta ausencia de actitud critica para con los 'piquetes del campo', el hecho de que Clarin y La Nacion (dos de los multimedios mas grandes del pais) son, por ejemplo, los organizadores de Expo Agro, la feria del campo mas grande de la Argentina?

Concluyendo, esperemos que estos puntos de reflexión sirvan para que alguno reconsidere su apoyo a los reclamos 'del campo'. Que la reflexión le permita dejar de repetir los argumentos de terceros que van en contra de los propios intereses y de los del colectivo social. En este conflicto estar a favor de las retenciones no es estar a favor del gobierno, es estar a favor de una política económica redistributiva, que además es un pilar central de un modelo económico que permite pensar en un país inclusivo, con trabajo y perspectivas para todos. Al gobierno le falta mucho por hacer en lo que a la redistribución del ingreso se trata, pero si no puede implementar medidas como esta, ni Cristina ni nadie va a poder avanzar ni medio metro en el sentido de sentar las bases para un país más justo

Anónimo dijo...

Para mi el tema no es; Retenciones si o Retenciones no. Yo personalmetne no estoy en contra de las retenciones, pero me pregunto, por qué solamente al campo si, según el propio INDEC, no es la actividad comercial exportadora más importante de la Argentina. Qué pasa con la Minería la pesca etc. etc. Y además los niveles actuales son totalmente confiscatorios y no solucionan ni en parte los problemas de la distribución de las riquezas. Así como dice el amigo, estos días han aparecido un monton de "expertos" en apoyo al campo, que con seguridad muy pocos de ellos han pisado alguna vez, también han aparecido los "expertos" que pueden repetir textualmente los argumentos del gobierno y transmitirlos, números incluídos, como la verdad revelada.
Esa política redistributiva de la que tanto se habla es puro verso. Todo lo comestible aumentó en estos últimos tres años a niveles muy superiores a los números mentirosos del INDEC.
Además, cual es la razón que no se discute la participación de las provincias y municipios en las retenciones. Me van a decir que igual les llega obra pública y eso suena muy gracioso si no fuera una falta de respeto al intelecto de la gente.
Lo que si ha permitido esta política económica redistributiva, que es "pilar central de un modelo económico que permite pensar en un país inclusivo" el espectacular enriquecimiento de los amigos del poder y de los propios ejecutores del poder. Basta leer la declaración jurada de bienes del matrimonio presidencial.
Además me interesaría que el amigo me trate de explicar, en terminos que un ignorante como yo pueda entender, cual es la razón que no se toca la retención al campo y por otro lado le devuelven al "pequeño" productor en subsidios parte de lo que le quitaron por retenciones. Por qué directamente no le retienen menos al "pequeño productor". Me imagino la razón, pero me gustaría conocer la rspuesta oficial que me pueda dar este escriba de las 4:41.

Alicia dijo...

Dos cosas. Por un lado , como maestra de grado me pregunto ¿Cuántos argentinos mayores de 18 ene el día de la fecha pudieron leer y comprender (al menos parcialmente como yo) los dos post anteriores?. Esa es mi primera y gran preocupación. La educación para todos igualitaria, gratuita y de calidad. Para eso necesitamos una buena y concienzuda distribución de los ingresos púbicos(impuestos, retenciones, tasas, lo que sea en cada caso).
La segunda es una afirmación: es justo que los que más tienen más aporten.Que los encargados de los gravámenes no tengan que andar pidiendo disculpas . Si viéramos claramente el destino "real" de los aportes, si los políticos dieran pruebas fehacientes de honestidad en su conducta y claridad de "modelo de país" no se generarían conflictos. Seríamos una sociedad medianamente organizada. En los términos que se manejan la presidente, los ministros, el ex presidente y los sindicalistas no hay nada serio y por más que se esfuercen será difícil entender y querer aportar. Este es mi HUMILDE pensamiento

Anónimo dijo...

Aquí va el texto completo de la carta de Luis D'Elía a Domingo Cavallo que publica hoy Perfil.
Sin comentarios y para poner en su justo lugar a cada uno de los actores de estos tiempos.



De nuestra mayor consideración:


Con seguridad, 1989 quedará marcado en la historia de los argentinos como el tiempo en que estallaron todas las variables económicas y la hiperinflación invadió la vida, la historia y las costumbres de los ciudadanos. La inmoralidad se puso el ropaje de la especulación y amenazaba con quedarse a vivir para siempre entre nosotros.

Los dirigentes de las villas y los asentamientos multiplicábamos nuestros esfuerzos hasta el infinito. Todavía podemos recordar vivamente las largas y difíciles charlas con los compañeros, tratábamos de disuadirlos de cometer actos irracionales que, como los saqueos de San Miguel y La Matanza, segaron la vida de algunos de ellos.

Las largas colas en las ollas populares para conseguir un plato de comida, las interminables gestiones para proveer de alimentos a los que, en medio de la desesperación, eran colocados al límite mismo del abismo. Esta situación la padeció toda la sociedad argentina, pero en particular nosotros. Los más humildes hemos quedado marcados en la memoria y en la piel por el recuerdo de aquello que no queremos vivir nunca más. El catastrofismo de ciertos intelectuales generadores de opinión, los análisis políticos de “medio pelo” y los criterios de la pseudointelectualidad hipócrita, intentan instalar en los medios masivos de comunicación una serie de cuestionamientos a la política económica que ni de lejos se asoma a la percepción que de ella tiene nuestro Pueblo, en especial los más humildes. La estabilidad económica, el acceso a determinado tipo de crédito, la movilización de la obra pública (en particular en los barrios marginales), el fenomenal ordenamiento de la economía son, a pesar del abismo que intenta asestar esta nueva forma de intelectualidad antipopular, una conquista irreductible que Pueblo y Gobierno hemos alcanzado juntos, con la conducción política del Presidente Menem y con la invalorable pericia técnica de Ud. y su equipo de colaboradores.

La desburocratización y la efectividad de la política social, el incremento de empleo y la calidad del mismo, juntamente con el sesgo exportador que nuestro país debe alcanzar, son metas pendientes que deberemos alcanzar juntos.

Tenemos motivos de sobra para tener Esperanzas, tenemos la certeza profunda de que estamos en el camino correcto, tenemos la decisión irreversible de acompañarlo en la construcción de un país donde una economía eficiente como la que conduce, pueda conjugarse con la Justicia Social.

Queremos animarlo en la tarea emprendida, invitarlo a no dejarse desalentar por las voces del pasado y a seguir conduciendo la decisión que emana de sus convicciones más profundas, para seguir dando las batallas pendientes que sin duda harán de la Argentina uno de los grandes países de la Tierra.

Es cierto que quizá algunos funcionarios tendrían que obrar más cristalinamente, pero no es menos cierto que la corrupción es un tema puntual al que, en algún momento, habrá que prestarle atención. Pero, al lado de las enormes cuestiones que Ud. ha podido resolver y plasmar en la cotidaneidad de los ciudadanos pierde su relevancia y peso específico.

Sepa ya, que sus habituales críticos intelectuales no se atreven a criticar públicamente los beneficios de la estabilidad, lo que grafica de alguna manera la carencia de modelos alternativos, no sólo en la Argentina sino en la sociedad Universal contemporánea.

Sepa usted que puede contar con nosotros.


Fraternalmente


Luis Angel D’Elía

DNI 12.894.313


Juan Carlos Alderete

DNI 10.539.167

Anónimo dijo...

Amigos y amigos de mis amigos
Este correo tiene por propósito darles a ustedes, que no tienen
vinculacion directa con el sector agropecuario, una explicación sobre
.... 'El paro agropecuario', que en realidad es 'LA MAYOR PROTESTA DE
LA HISTORIA DEL CAMPO' .

Para hacerla corta y simple, esta protesta nace espontáneamente en
todos nosotros, los que estamos con los pies sobre la tierra, que
sentimos el cachetazo que nos dio el gobierno con la modificación de
las retenciones a la exportacion de Soja, Maiz, Girasol y Trigo.

Que es una retencion? El gobierno nacional, con el fin de recaudar
(a lo que no me opongo) y también de bajar el precio de los alimentos
(mas de acuerdo aún), crea un impuesto a las exportaciones. De
esta manera si la retención es del 10% y la soja se cotiza en 100u$s,
el fisco nacional recauda 10u$s y el precio interno queda en 90u$s.
Por lo tanto ese es el precio que recibimos nosotros los productores,
vendamos a quien le vendamos, sea un exportador o un industrial
nacional.

Resulta que en el caso de la soja, las retenciones subieron a un 44% y
de esa manera el estado se queda con u$s44 cada u$s100 de precio
internacional, y el precio interno queda en u$s56!!!!!

Tratare de explicarles con un poco mas de detalle pero simplemente,
tranqueras adentro primero, y tranqueras afuera después, por qué es
que saltamos y salimos a protestar en todo el interior del pais de
manera espontánea y sin obedecer al mandato de nadie mas que al de
nuestra dignidad y alma de productores.

T Adentro: La soja es un producto que ha generado un aumento de la
rentabilidad de nuestros campos. Campos que no son todos iguales,
algunos son de mayor aptitud agrícola y otros de menor aptitud
agrícola. Por lo tanto algunos campos tienen mayores beneficios que
otros de acuerdo a la capacidad de producción de cada uno.

De que sirve este aumento de la rentabilidad generada por la soja???
sirve para:

Sembrar otros cultivos menos rentables, ya que el beneficio que genera
la soja compensa beneficios menores que generan otras actividades como
el trigo, maiz, la ganaderia etc. y de esta manera NO HACER
MONOCULTIVO

Hacer que campos que tienen bajos rindes por su calidad de suelo, al
estar en zonas mas marginales, pasen a ser rentables, ya que producen
poco pero de mucho valor.

Aumentar el ingreso de todas las personas vinculadas a la empresa,
empleados fijos o temporarios y otros tantos más vinculados a la
cadena agroalimentaria, etc. etc. etc..

Tambien sirve para hacer un colchón para los años malos, haciendo
galpones, alambrados, puestos, silos, cambiando maquinarias y muchos
etc. más. Porque bien sabemos que cuando los años malos para el campo
vienen, hay que estar preparados para aguantar mucho tiempo sin poder
arreglar ni siquiera la camioneta.

Pero además, el tener ganancias sirve para aumentar los niveles
tecnológicos de nuestra producción y así hacer más eficientes los
recursos.

T Afuera: Tranqueras afuera es mas fácil explicar porque es lo que
también viven ustedes. Protestamos porque las retenciones no son de la
semana pasada y el aumento de la recaudacion a causa de las
retenciones comenzo hace mas de 5 años.....

ENTONCES ¿que recibimos a cambio los productores??? ¿y que recibieron
el resto de los argentinos??? NADA!!!
¿bajo el costo de los alimentos??? AL CONTRARIO!! (uno de los
'objetivos' de las retenciones)

¿aumentó la calidad del los sistemas de salud???

¿mejoraron las rutas???

¿mejoró la educación???

¿mejoraron los puertos???

¿¿¿se arreglaron los caminos????

¿¿nuestros empleados tienen buenas escuelas para sus hijos??? (gracias
al aumento de la recaudación)

Entonces ¿que pasa con el dinero que se recauda??

¿por qué somos los malos de la pelicula???

¿esta mal que queramos ganar dinero???

¿Acaso no alcanza con el 35% que nos retenían hasta ahora??

¿ esta mal que tengamos camionetas cuando es nuestra principal
Herramienta de trabajo???

¿¿Tanto mal hacemos que ni siquiera nos llevan el apunte en la Casa
Rosada???

La verdad es que saltamos nosotros los productores porque, nuestros
gobernantes (intendentes, gobernadores, diputados nacionales y
provinciales) no salen en nuestra defensa, ni siquiera a expresar
opinión. ¿Será porque están cautivos de la 'generosidad financiera
nacional' para poder llevar adelante sus proyectos?

Se ve que sí, porque es el Congreso quien debió debatir el aumento de
las retenciones y no en una mesa dentro de la Casa Rosada.

Perdón, se me hizo largo el comentario pero creánme, es apenas una
pequeña síntesis de lo que nos pasa a los productores de este país.

Tambien quiero decirles, que me siento ORGULLOSO DE SER PARTE DE LA
MAYOR PROTESTA DE LA HISTORIA DEL CAMPO.

Justo M. Baigorri
Azul

Anónimo dijo...

En este documento del Grupo de Reflexión Rural, se destacan algunos ejes como la ceguera de los ruralistas que ven como único enemigo al Estado invisibilizando así a las grandes exportadoras de las cuales dependen. La cómoda y triste posición de los "progresistas" funcionales al Sistema de la Soja, que ven oligarquías en donde encuentran un campito. Y la suprema habilidad de los campeones de siempre, los Grobo, Bunge, Cargill, a quienes las balas ni les rebotan, porque nadie les apunta. Un aporte mas para el análisis que escape -por favor- de si D´Elia es quien dentro del gobierno o Elisa Carrió y su ardua defensa del campo...apuntemos a mejorar el debate

Existe una mezcla de verdades y de mentiras en los discursos de ambos supuestos bandos de este conflicto del campo que está en los diarios y en el paro agrario. Para Lousteau, que debe alimentar un sistema político clientelar insaciable, las retenciones diferenciadas aparentarían ser -aunque mínima- una medida justificada, al menos para buscar recursos y tratar de equilibrar un poco la desmesura de la sojización. Es por otra parte lo mínimo que se podría aguardar de un gobierno como política agraria cuando la Secretaria respectiva está en manos de alguien que no conoce sino de pugilato.

La soja, seguirá siendo un gran negocio para muchos, aunque se eleven aun más las retenciones. De paso el Ministro de Economía le recuerda en el diario al campo que con esas retenciones comprará en el curso del año cuatro mil millones de dólares para mantener el dólar alto. Cuestión fundamental que aparece de modo solapado: el valor del dólar que posibilita una Argentina agro exportadora en que los sojeros hacen fortunas, está mantenido gracias a que todo el país aporta comprando ingentes cantidades de dólares mes a mes para mantener el tres a uno... Pero de esto no se habla o simplemente se lo da a entender solamente como instrumento de presión, frente a los también insaciables que protestan un poco....

Por otra parte, en algo el campo tiene razón de quejarse. Se ha instalado una enajenación respecto a visualizar sólo los finales de las cadenas productivas. Suponemos que tiene que ver con una mirada urbana excluyente y con los intereses de los Agronegocios y en especial de las cadenas agroalimentarias. Resulta evidente que las preocupaciones, las políticas, el foco de atención mediático, etc. están solo sobre los finales de las cadenas. Se visualiza el saché de leche, no al tambero. Se visualizan los silos no las tranqueras. Se ve el final de la cadena, el resto no se considera.

Como GRR, hemos recordado reiteradamente que los derechos a la exportación comúnmente mal llamados retenciones, mal llamados porque lo que se retiene se devuelve y ello aquí no sucede, fueron establecidos por el Presidente Duhalde en el año 2002 para ser pagados por los exportadores. Y aparentemente así es, aunque la trampa es que los exportadores le añaden estos costos a la producción, o sea que violando el espíritu de la Ley, socializarían estas retenciones hacia abajo con los productores e inclusive con los consumidores que somos todos nosotros, porque pagamos las retenciones a la exportación del trigo aparentemente cada vez que compramos pan, con lo cual nosotros y cada productor, pagamos las retenciones con las cuales se mantiene el dólar alto para que el sistema continúe pedaleando, produciendo desempleo, cáncer y devastaciones, así como también dinero para paliar la pobreza que la soja produce y con esa pobreza "clientelizada" se pueda perpetuar el sistema político partidista que sostiene a la Republiqueta sojera minera...

Y lo paradójico es que, cuando los representantes del campo protestan, lo hacen contra el Estado que aplica las retenciones y no contra las corporaciones que, en nombre del Estado y abusando de su rol en la cadena de comercialización, las socializan con ellos. De tal manera que, abrevando en obsoletos criterios antiestatalistas de entraña liberal, hacen causa común con los mismos finales de la cadena que los abusan e invisibilizan, o sea con ADM, con Bunge, con Dreyfus, con Cargill... y la dependencia que sienten hacia las corporaciones es tan grande que siendo sus víctimas, prefieren operar como cómplices y acusar al Estado. ¿Acaso FAA, CRA o CARBAP son exportadores? Entonces, por qué razón van al paro agrario contra un impuesto a las exportaciones sino porque están cubriendo la aberración y la violencia de que las corporaciones les hagan pagar el tributo a ellos?

De hecho, tomemos conciencia que los que protestan por las políticas tributarias son los productores, no son Los Grobo, ni El Tejar, Cargill o Archer Daniels Midland (ADM) los que se quejan. Estos últimos le pagan al productor la tonelada de soja aproximadamente a 165 dólares cuando su precio es de trescientos dólares. O sea que el resto, 135 dólares va para el gobierno como derecho a la exportación. Luego la venden en el mercado de Chicago a 550 y además, generalmente, hacen eso luego de triangularla entre sus propias oficinas para subfacturarla y pagarle lo menos posible al Estado. El negocio de los exportadores y de las empresas a ellos vinculadas, es de ese modo fabuloso.

Pero no se detienen allí las ganancias. Los exportadores y sus socios, también y en simultáneo, se transforman en productores de agrocombustibles, de carne vacuna a corral y también de pollos, tal como la empresa AVEX de Los Grobo. Las nuevas y extraordinarias dimensiones de los agronegocios, tales como la Granja Tres Arroyos que faena tres cientos mil pollos diarios, y que participa de los actuales convenios de la Argentina con Venezuela, sube la apuesta productiva a niveles donde solamente pueden jugar las Corporaciones. Los granos con que preparan los alimentos balanceados con el que hacen esa carne producida en forma industrial, también los pagan a 165 dólares como si fuera para exportación, cuando en realidad, esa soja no sale del país como grano, o sea que el alimento de sus criaderos, les cuesta la mitad que al productor común que hace carne, y con el que compiten en el mercado interno. En el caso que hagan biocombustibles estarían pagando como derechos para la exportación tan solo un 20% de retenciones, cuando le sacaron por los granos 45% al productor, o sea que el 25 por ciento es ganancia líquida, y estamos hablando en este caso, de aproximadamente 75 dólares de ganancia por tonelada, producto de una estafa lisa y llana aunque legalizada, que por otra parte no se denuncia, sencillamente por una dependencia ideológica de las víctimas que aceptan sufragar ese precio vil para continuar dependiendo de un liderazgo que viene de larga data.

De esa manera, podríamos afirmar que cualquier política tributaria que se establezca, en los marcos del actual modelo de agro exportación y de producción de commodities, no hace sino, fortalecer la tendencia a mayores cultivos industriales, a la vez que añadir riquezas a los que más tienen, los pooles y las Corporaciones. Las políticas actuales, acrecientan las prácticas de una agricultura industrial sin agricultores ni población en el campo. Las mayores retenciones a la Soja devienen paradójicamente, de esa manera, en una mayor sojización.

Respecto al actual paro agrario, entendemos que no se debería hablar más de la oligarquía, al menos tal como a ella nos referíamos hasta no hace demasiado tiempo, tal como continúan haciendo sectores "progresistas" funcionales al sistema de la Soja, porque en realidad una oligarquía es una clase que tiene poder propio o que tiene poder sobre el Poder y en este caso uno de los problemas de estos ricos ganaderos invernadores es que no solo no tienen suficiente poder sobre el Gobierno o sobre el Estado, sino que ni siquiera tienen la capacidad de negociar más o menos exitosamente con los Frigoríficos o con los Pooles, y por eso el pataleo y las tensiones en las que estamos, sin suficiente conciencia y con discursos antiguos, prejuiciosos y con connotaciones al pasado, en que sobrenadan enormes confusiones y nostalgias de la época en que tenían poder, y en especial en los que no queda claro, aparte de los propios fantasmas, contra quien se pelea o acaso qué es lo que se quiere conseguir. Volver al pasado para ellos es imposible, deberían en todo caso saber negociar en el presente con los gerenciadores del modelo, pero se les mezcla la visceralidad y los viejos discursos se les imponen absurda y patéticamente, sembrando aún más confusión en los escenarios políticos de la Argentina, donde todas las tendencias y vectores parecieran continuar alentando desde diversos abordajes a la Republiqueta Sojera.

GRR Grupo de Reflexión Rural

Marzo de 2008

Anónimo dijo...

Dirigente gremial santacruceño cayó preso en Trelew por intento de asalto a un remisero
Un gremialista santacruceño, de quien dicen que es del cercano entorno de los Kirchner, estuvo detenido cinco días en la Comisaría Primera de Trelew acusado de intentar asaltar con un revólver al chofer de un remise. Ayer recobró la libertad porque su abogado consiguió que sustituyan su encarcelamiento y lo dejen regresar a su provincia. El sindicalista en su defensa dijo, en una audiencia en Tribunales, que no quiso robarle al remisero sino venderle un arma que a 50 pesos le había comprado a un joven en el baño del boliche al cual había ido a bailar.
Nadie se enteró hasta ayer que Carlos Alberto Gallardo, de 38 años, tenía línea directa con el poder político santacruceño y de Caleta Olivia; la ciudad en donde está al frente del sindicato de UTEDYC. Ni tampoco que había caído preso por un hecho que fue calificado por la Policía como un presunto intento de robo a mano armada contra un remisero.

Gallardo fue apresado por el ese cargo en inmediaciones al Casino de Trelew instantes después que el chofer del remise, que había tomado en la puerta de un boliche que funciona también en el radio céntrico, bajara del vehículo so pretexto de ir a buscar dinero y huyera despavorido a llamar a la Policía.

Es que el sindicalista había comprado un revólver calibre 38 nada más ni nada menos que en el baño del local nocturno al cual había acudido a divertirse. Dijo, incluso en su declaración ante la Justicia, que al arma se lo había vendido un jovencito de unos 17 ó 18 años a 50 pesos. Sostuvo -según lo corrobora su abogado- que después de esa llamativa transacción comercial se había quedado sin plata, que tras abandonar el boliche decidió tomar un remise para dirigirse a otro lugar en el centro de la ciudad y que mientras iba en viaje se le ocurrió ofrecerle el revólver al chofer sacándolo de repente de entre sus ropas, mostrándose y diciéndole que le diera 100 pesos.

El abogado de Gallardo, el joven penalista Matías Cimadevilla, sostuvo a propósito del raro suceso en el que se vio envuelto su defendido que el episodio del automóvil de alquiler es corroborado por el propio remisero, de quien el letrado sostiene que debe haber malinterpretado la acción del imputado, quien no quería asaltarlo sino venderle el arma porque se había quedado sin dinero y quería seguir divirtiéndose en otros locales nocturnos.

Gallardo estuvo preso desde el domingo pasado hasta ayer a la mañana cuando la jueza de Garantías que interviene en el caso decidió acceder a la petición de su abogado y dejarlo en libertad autorizando su regreso a la localidad santacruceña de Caleta Olivia en donde deberá presentarse todas las semanas a firmar un libro en una dependencia policial, dejando constancia de esa manera de que no tiene intenciones de fugarse de la Justicia.

Gallardo, según su abogado, había llegado a la zona del Valle para Semana Santa a quedarse unos días en la casa de su madre a la que no conocía. De hecho estaba pernoctando en ese domicilio al momento en que cayó preso. El letrado que patrocina al dirigente gremial cree que no va a pasar mucho tiempo en la investigación para que se cambie la calificación del hecho que se le atribuye. Considera el doctor Cimadevilla que no es una tentativa de robo calificado sino que no va más allá de una simple tenencia ilegal de un arma de fuego.

De acuerdo a lo que trascendió desde Tribunales, un mail que envió desde Santa Cruz el secretario general del gremio de UTEDYC fue uno de los elementos que permitió convencer al Tribunal de que Gallardo no estaba mintiendo en cuanto a las funciones que desarrolla en Caleta Olivia.

Anónimo dijo...

Podría decirme, por favor, Sr. de las 12:02 Am, que carajo tiene que ver esto último, con el interesante debate que se está gestando en este blog, sobre la crisis del campo y el gobierno.

Anónimo dijo...

Dicen que las retenciones, aparte del millon de pesos mensuales alos gastos de d´´elia van aca : VIDEO

http://www.youtube.com/watch?v=6SEc4mKiat4

Anónimo dijo...

Quien no ha tenido un momento de zoncera? quien levanta la mano? Como predico con el ejemplo, la levanto yo primero! Convencida de que en mi afan de hacer las cosas de la mejor manera y de pensar que las cosas pueden mejorar de tal o cual forma, me puedo equivocar...por eso me encanta la democracia, en el disenso se encuentra las soluciones que mejoraran las situaciones de todos los argentinos en la medida que no se radicalicen las posturas e impere el respeto. La peor zoncera en Argentina, es descalificar y menospreciar a aquel que piensa diferente, en vez de debatir en un marco de respeto y tolerancia, tratando de encontrar soluciones en vez de produndizar las diferencias.
Con respecto al tema, cada vez veo con mayor asombro y orgullo lo generosos que somos los argentinos..., lastima que sea con el dinero ajeno...pero nos quejamos tanto si nos tocan nuestro bolsillo!!! Que si estoy de acuerdo con las retenciones? Bueno, a grosso modo y sin ser experta, me parecen correctas las retenciones, no solo para el campo, tambien para otros sectores, el petrolero, el minero, el pesquero, y todos aquellos que realicen exportaciones. Aunque poniendome en el lugar del productor, de ser yo ese productor seguramente estaria enojadisima, no soy hipocrita, no me engaño, si fuera yo...arderia en llamas, y escribiria un libro sobre la combustion instantanea que sufri...tratando de recuperar un poco de las ganancias perdidas! Como te sentirias vos en sus zapatos? Dirias: que bien! la medida que esperaba para que se haga una redistribucion justa de los ingresos!Mmm...permitanme dudarlo. Yo, con mi enojo apenas contenido, priorizaria el dialogo y luego recurriria a la justicia, pero jamas recurriria a una medida de fuerza que perjudique el derecho de otro argentino, ningun derecho. Sin embargo, no es lo que se ve hace años en nuestro pais, somos de piquete facil! paro facil!
Lo que si quiero expresar, es que la proxima vez que nos bajen un porcentaje del salario, nos aumenten algun impuesto o servicio, nos restrinjan el retiro de nuestros ahorros, nos impongan el impuesto a las ganancias a los trabajadores, no nos aumenten el sueldo, no nos den el subsidio o lo que fuere que afecte el bolsillo de cualquier argentino, antes de recurrir a las cacerolas o cortes de rutas o cualquier manifestacion, cercenando los derechos de otros argentinos creidos en que el nuestro es mas importante, por favor, tengamos en cuenta el motivo por el cual nos estan afectando, lease, reduccion del gasto publico, equilibrio de las cuentas publicas, inflacion, redistribucion de la riqueza, etc. Seamos TODOS los que participemos y colaboremos para una Argentina mejor, mas equitativa, mas justa, aquella en la que todos tengamos la tan mentada igualdad de oportunidades. Recuerden que cada vez que les aumenten el gas es para que se extiendan los gasoductos del pais, beneficiando asi, a un monton de personas que seguramente lo necesitaran para pasar mejor las frias noches de invierno. Recordemos que la proxima vez que paguemos el impuesto a las ganancias es para que todos los argentinos podamos tener educacion, vivienda, alimentos, hospitales, autovias, represas! Para la proxima vez que nos bajen el sueldo o no nos lo puedan aumentar, recordemos que el Estado tiene demasiados gastos y que tiene que necesariamente reducirlos o bien, mantener en armonia los ingresos con los egresos. Para la proxima vez, pensemos en la cantidad de perjudicados que habran por unos cuantos pesos que nos saquen del bolsillo para el bienestar de todos los habitantes del pueblo argentino.
Paguemos nuestros impuestos, nuestros servicios, no tengamos gente trabajando en negro, pongamos a nuestros chicos en escuelas publicas en vez de escuelas privadas( para que nuestros hijos y los de todos, tengan las mismas oportunidades) , no paguemos prepagas en medicina caras cuando estan las obras sociales de los sindicatos, o las cajas de servicios sociales, prediquemos con el ejemplo.
Recordemos que lo publico es de todos, tuyo, de tus hijos, de tus amigos, de los hijos de tus amigos, mio...cuando vayamos por las calles respetemos el derecho de todos los demas, porque asi es como fomentamos el respeto a nuestros derechos. Un por favor, un gracias, nunca estan demas, si tenemos basura del chicle que acabamos de meternos en la boca, arrojemoslo al cesto de ...porque en tu casa no lo tiras al piso. Respetemonos.
Para la proxima vez, menos quejas y mas generosidad. Prediquemos con el ejemplo.

Alicia dijo...

Comparto te diría totalmente tu comentario, anónima anterior.Asumo con gran compromiso el pago de mis impuestos y reniego de aquellos que evaden. Pero tengo una visión particular en la manera en la manera de reclamar y te invito a sumarte. No conocemos otros caminos para que nuestros reclamos se escuchen. Generalmente el reclamo es salarial y los sindicatos saben que la manera de ser atendidos y escuchados con prontitud, casi siempre,es: parar la actividad aunque siempre exista un tercero perjudicado.
Creo que deberíamos encontrar y buscar los canales que nos da la verdadera DEMOCRACIA PARTICIPATIVA para realizar las peticiones. La banca 25, las peticiones por medio de los legisladores,audiencias publicas, seguro hay más. Pero casi nadie nadie hace uso de ESTOS Derechos Constitucionales. Sabemos del cajoneo de la letra escrita, de lo "urgente" que no siempre es importante, de lento que es el sistema y su inoperancia. Lo mejor es unirnos en asociaciones intermedias, aunque no sean partidos o sindicatos y elevar propuestas, Conseguir que se "interesen" en nuestra propuesta o reclamo los que gobiernan en representación nuestra y ahí si. Todo sería más transparente y menos agresivo.
Me parece muy bueno el ejercicio que proponés de ocupar el lugar del otro siempre, no sólo cuando nos convenga. Hoy no hay leche en ningún mercado de Mardel. Si escucharas lo que dicen del paro! Variaron su opinión 180º en negativo.Pero no es el 100% así.
Si se cambia desde abajo hay esperanza. Creo que sumando podemos avanzar en este sentido

Anónimo dijo...

En las legislativas del 2009 vamos a empezar a cambiar el mapa político para borrar a estos políticos del carajo y poner a la Argentina donde se merece.
http://nuevarepublicaargentina.blogspot.com/